Buruaga avisa de que se avecina una gran subida de impuestos en Cantabria con la mal llamada armonización fiscal

imagen (2)

Subraya que la propuesta del Gobierno de Sánchez aplaudida con entusiasmo por Revilla sitúa a Cantabria en el centro de la diana con el Impuesto de Sucesiones

Buruaga avisa de que se avecina una gran subida de impuestos en Cantabria con la mal llamada armonización fiscal

La presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga, ha avisado hoy de que se avecina una gran subida de impuestos en Cantabria con la mal llamada armonización fiscal del Gobierno de Pedro Sánchez aplaudida con entusiasmo por el presidente Miguel Ángel Revilla, porque sitúa a Cantabria en el centro de la diana con el Impuesto de Sucesiones.

 

La dirigente popular ha asegurado que al acuerdo de Sánchez con ERC para aprobar un tipo mínimo del Impuesto de Patrimonio en toda España, le seguirá el Impuesto de Sucesiones con una propuesta que el PSOE llama armonización fiscal pero que simple y llanamente es subir impuestos, a la que se han sumado las comunidades socialistas y el presidente Revilla.

 

“Nunca jamás vi a un regionalista abdicar igual del autonomismo y la defensa de la autonomía. Revilla ha renunciado a la autonomía y se ha vuelto centralista, partidario a ultranza del centralismo tributario que quieren imponer Sánchez y sus socios”, ha dicho.

 

Buruaga ha asegurado que nunca jamás vio a un presidente más inconsciente de las consecuencias de lo que defiende, porque abrazar la armonización fiscal supone renunciar a la autonomía, bendecir una subida de impuestos a todos los cántabros y aceptar una reforma del sistema de financiación autonómica de la que Cantabria solo puede salir escaldada.

 

RENUNCIA A LA AUTONOMÍA

 

Así, ha explicado que la propuesta supone anular la posibilidad de que las comunidades autónomas de régimen común puedan aplicar una política fiscal propia en los impuestos estatales que tienen cedidos, convirtiéndolas en entes que solo pueden subir impuestos frente al modelo actual, en el que la igualdad fiscal existe porque tienen la posibilidad de bajar los impuestos que tienen transferidos y no se puede quejar de que otras hagan lo contrario.

 

Según la presidenta, eso es lo que ocurre, que como el PSOE no quiere bajar impuestos en las comunidades donde gobierna, pretende subirlos en todo el territorio cargándose las competencias en materia fiscal de las comunidades de régimen común, porque los sistemas especiales no se tocan, se garantizan y los fondos para Cataluña se mejoran. “De esa inmoralidad Revilla no habla”, ha apostillado.

 

CANTABRIA, EN EL CENTRO DE LA DIANA CON EL IMPUESTO DE SUCESIONES

 

La dirigente popular ha advertido también de que la propuesta de Sánchez avalada por Revilla sitúa a Cantabria en el centro de la diana muy especialmente con el Impuesto de Sucesiones, bonificado al 100% en el caso de cónyuges, ascendientes y descendientes.

 

Buruaga ha defendido que el tratamiento de sucesiones no es solo una cuestión de justicia en una sociedad donde lo heredado son pequeños patrimonios familiares acumulados con muchos años de esfuerzo, sino que además constituye una herramienta esencial de competitividad fiscal cuya supresión puede provocar que vuelvan las deslocalizaciones que, antes de reducir el impuesto a la nada, se producían hacia País Vasco y Navarra.

 

Para la presidenta, “no cabe duda de que Revilla es un veleta político, porque cuando gobernaba con el Partido Popular en tiempos de Martínez Sieso aceptó rebajar sucesiones y lo defendió; cuando gobernó con el PSOE lo volvió a subir y lo defendió; cuando tuvo que pactar para sacar adelante los presupuestos lo volvió a bajar y también lo defendió, y ahora, entregado a Sánchez y sus socios, acepta que se vuelva a subir y lo vuelve a defender. No tiene más criterio que el oportunismo político y el sostener una vez una cosa y otra vez la contraria”, ha añadido.

 

 

CANTABRIA PERDERÁ CON LA REFORMA DEL SISTEMA DE FINANCIACIÓN

 

La presidenta ha advertido también de que, a la subida de impuestos, se suma un ataque a la autonomía financiera y corresponsabilidad fiscal de las comunidades autónomas que es la esencia del sistema de financiación autonómica y del propio estado de las autonomías. “Desde luego, yo no me imagino a Urkullu ni a ningún regionalista de verdad renunciando a ejercerla”, ha apostillado.

 

Según Buruaga, esta operación es de altísimo riesgo para Cantabria porque conlleva una revisión del sistema de financiación autonómica.

 

Y ha recordado que con el sistema vigente Cantabria es líder en financiación per cápita, con más de un 17% por encima de la media, lo que significa que ninguna comunidad autónoma recibe más fondos del Estado para financiar sus servicios públicos esenciales.

 

“Ojo con decir a todo amén y con abrir melones a toda prisa que no sabemos cómo se van a cerrar. El Gobierno de Cantabria y su presidente están jugando con fuego, porque Cantabria sólo puede salir perdiendo ante la revisión del sistema de financiación autonómica, ante un cambio de modelo pilotado por un Gobierno al que le importa un bledo despedazar España y liquidar la igualdad entre ciudadanos y la solidaridad entre territorios”, ha dicho la presidenta, quien ha hecho hincapié en que hay que preservar el modelo de financiación a toda costa.

 

Y ha avisado de que expresiones como la de “todos tenemos que ser iguales ante Hacienda” del presidente Revilla son altamente peligrosas para la financiación de Cantabria, porque la unidad fiscal y la uniformidad por la que clama el presidente supondría disminuir la financiación de la comunidad autónoma en 350 millones de euros anuales para dejarla en la media, cuando con datos de 2018 recibe un 17% más.

La presidenta ha subrayado que, para todo esto, socialistas y regionalistas solo van a encontrar la oposición frontal del PP, que va a dar la batalla en Cantabria y en España.

 

En España, ha añadido, el PP seguirá bajando impuestos en las comunidades donde gobierna y no tolerará que se obligue a subirlos y en Cantabria presentará mociones en el Parlamento y en los ayuntamientos para que se respete la autonomía financiera y la capacidad normativa reconocida constitucionalmente y para defender a los cántabros de la voracidad recaudatoria del Gobierno de la nación y sus socios de investidura.

 

Además, el Grupo Popular ha registrado una interpelación en el Parlamento que se debatirá el próximo lunes.

Buruaga avisa de que se avecina una gran subida de impuestos en Cantabria con la mal llamada armonización fiscal