Cantabria, Castilla y León y Galicia apuestan por una estrategia nacional común de reordenación del sistema sanitario

247097994_10159808158545663_5301104616598236450_n
Foto: Silvia Bouzo

Los tres responsables Sanidad han insistido durante la clausura del IX Congreso de Gestión Sanitaria en que una de las prioridades es reforzar la Atención Primaria de forma conjunta en el marco de la cogobernanza

Cantabria, Castilla y León y Galicia apuestan por una estrategia nacional común de reordenación del sistema sanitario

“Trabajo coordinado, soluciones homogéneas y consenso”. Este es el horizonte que divisan los consejeros de Sanidad de Cantabria, Miguel Rodríguez, Castilla y León, Verónica Casado, y Galicia, Julio García Comesaña. Los tres, al unísono, han apostado hoy por consensuar una estrategia nacional común de reordenación del sistema sanitario que ponga el foco, sobre todo, en reforzar la Atención Primaria, porque la pandemia ha agudizado los problemas que ya venía arrastrando desde hace años.

Su discurso coincide en que se deben afrontar los problemas de forma conjunta en el marco de la cogobernanza, ya que asumirlos de forma individualizada no solo no ayuda “en nada”, sino que puede provocar que las comunidades autónomas entren en competencia.

Rodríguez, en concreto, ha puntualizado que “aunque somos consejeros de diferente color político, tenemos problemas comunes y planteamos soluciones coincidentes desde el punto de vista técnico”. Hay que afrontar, sin demora, el cambio, especialmente en Atención Primaria”. También, ha dicho, hay que consensuar una orientación más “preventiva y poblacional” del Sistema Nacional de Salud.

Por su parte, Verónica Casado ha insistido en que la pandemia ha demostrado la fortaleza del sistema, “que no ha colapsado a pesar de todo”, pero hay debilidades y amenazas que están ahí. Una de ellas es la necesaria reordenación y refuerzo de la Atención Primaria que exige, en el caso de regiones como Castilla y León, con mucha ruralidad, una planificación preventiva muy importante, más en un contexto en el que en los próximos años puede haber un déficit de profesionales muy importante.

Casado ha apuntado, entre las muchas lecciones aprendidas con la pandemia, la de generar reservas estratégicas de material, para que “esto no nos vuelva a pasar”. También una reserva estratégica de profesionales formados para que sean capaces de adaptarse a las circunstancias y, por último, la necesidad de que las infraestructuras sean “muy flexibles”, para seguir apostando por esa plasticidad del sistema sanitario que se ha visto en la pandemia.

Julio García Comesaña ha suscrito las palabras de su homóloga en Castilla y León, porque la pandemia ha sacado a la luz lo que hacíamos muy bien y lo que no. Aun así, “seguimos muy pendientes de la evolución de los datos en España y fuera de ella”.

Mientras tanto, el consejero gallego, al igual que Casado, ha hecho un llamamiento a la prudencia y a seguir observando todas las medidas de prevención como la mascarilla, especialmente en el interior, y la vacunación de todas aquellas personas, muy pocas, que por distintos motivos no se han vacunado. “Hay que seguir trabajando en la prevención, la anticipación y la prudencia que ha caracterizado al sistema público español”.

Los tres consejeros han participado esta mañana en el foro de debate programado dentro del IX Congreso de Gestión Clínica para dar respuesta a las lecciones aprendidas con el SARS-CoV-2, que hoy toca a su fin después de dos días intensos de actividad.

 

Cantabria, Castilla y León y Galicia apuestan por una estrategia nacional común de reordenación del sistema sanitario