Cantabria consigue avances con Ministerio para una PAC acorde a singularidades agroganaderas de la Cornisa Cantábrica

217546347_10159631328570663_2123747042996872025_n

Guillermo Blanco interviene en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, en la que se acuerda seguir trabajando para perfilar el documento definitivo del Plan Estratégico de la PAC 2021-2027

Cantabria consigue avances con Ministerio para una PAC acorde a singularidades agroganaderas de la Cornisa Cantábrica

Cantabria ha conseguido algunos avances con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para una Política Agraria Común (PAC) más acordes con las singularidades agroganaderas de las comunidades de la Cornisa Cantábrica, tal y como se pactó en la alianza con Asturias, País Vasco y Galicia.

Durante las negociaciones de Plan Estratégico de la PAC, en el que se fijarán los criterios de reparto de las ayudas europeas hasta 2027, por importe de 47.724 millones de euros, Cantabria ha arrancado el compromiso del Ministerio de incrementar en un 30 por ciento las ayudas asociadas a la producción de la leche de vaca, así como adaptar a las especificidades de la región el nuevo régimen de pago para compensar las prácticas agrícolas que promuevan la protección del medioambiente y el clima (ecoesquemas).

Así lo ha destacado el consejero Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, tras participar en Madrid en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, en la que comunidades y Ministerio han acordado seguir trabajando conjuntamente para perfilar el documento definitivo. A juicio del consejero, “hoy más que nunca la Cornisa Cantábrica demuestra la fuerza que obtiene yendo unida”, al mismo tiempo que ha mostrado su compromiso de seguir negociando para conseguir un modelo de aplicación de la nueva PAC más acorde a los intereses de Cantabria y el resto de comunidades del norte.

Blanco ha recordado que la posición del Gobierno regional a lo largo de todo el proceso negociador ha estado consensuada con las organizaciones profesionales agrarias y las cooperativas de Cantabria, y es coherente con los objetivos del resto de comunidades de la Cornisa Cantábrica: Galicia, Asturias y Euskadi. “Nuestra estrategia ha sido muy clara”, ha afirmado Guillermo Blanco: “una defensa firme del agricultor profesional; la consideración de las características peculiares de la comunidad autónoma en el pago por superficie; el mantenimiento de las ayudas asociadas, y una mayor presencia del sector ganadero, especialmente el vacuno de leche, en los eco esquemas comunitarios”.

En palabras de Guillermo Blanco, “desde el primer momento de la negociación hemos tratado de asegurar el máximo compromiso para cofinanciar las inversiones y reformas necesarias que permitan impulsar nuestro medio rural. El campo de Cantabria quiere ser aún más competitivo y sostenible, y jugar un papel estratégico en el nuevo patrón de la economía regional. Por eso defendemos un modelo de PAC más justa, más equitativa y que contribuya a superar los desequilibrios entre territorios”.

Así, el consejero ha reiterado el apoyo de la Cornisa Cantábrica, tal y como recoge el documento conjunto de postura común firmado por Cantabria, Galicia, Asturias y País Vasco, a la propuesta del Ministerio de definir al “agricultor genuino”, ahora agricultor activo con el establecimiento de un porcentaje mínimo de los ingresos agrarios sobre los totales.

En este sentido, Blanco ha defendido la necesidad de que los sistemas de ayudas del primer pilar se centren en los agricultores profesionales, como todas aquellas personas cuya renta proceda de la actividad agraria "dentro de la horquilla lo máximo posible y desde luego por encima del 20% hasta ahora exigido". "Para nosotros lo deseable hubiera sido un 50%, porcentaje suficiente para integrar a aquellos productores con más de una actividad, porque la PAC no puede ser un complemento para las pensiones. Debe contribuir a la dinamización del sector y a favorecer el acceso de los jóvenes y los nuevos profesionales”, ha subrayado.

En cuanto a los pagos redistributivos, “una cuestión prioritaria para Cantabria”, el consejero ha reiterado la necesidad de que repercutan especialmente en explotaciones familiares características de la cornisa y que desempeñan una labor fundamental a la hora de fijar población. 

Ayudas directas

Con respecto al pago básico de la renta, el consejero cántabro ha manifestado la necesidad de superar los derechos históricos, avanzando hacia un tratamiento equitativo de las explotaciones adaptado a su realidad actual (con independencia de su localización), aunque estableciendo un periodo transitorio de duración adecuada y aplicando durante el mismo medidas correctoras para facilitar esa transición.

Cantabria, al igual que el resto de las comunidades autónomas de la Cornisa Cantábrica, defiende que su sector primario “no se vea penalizado en el pago por superficie en este periodo PAC por carecer de territorio”. “Un pago puro y duro por superficie en Cantabria no es aceptable si antes no se hacen las correcciones necesarias para asegurar el mantenimiento de las ayudas que han venido recibiendo hasta la fecha nuestros productores”, ha indicado el consejero.

Otra de las cuestiones prioritarias para Cantabria, de cara al nuevo reparto de fondos comunitarios, ha sido el mantenimiento de las ayudas asociadas en los sectores de vacuno de leche y de carne. Blanco ha defendido la necesidad de estas ayudas por la relevancia económica, social y ambiental de las producciones, la ausencia de alternativas productivas, y las condiciones y dificultades específicas a las que se enfrenta una gran parte de las explotaciones en las comunidades autónomas de la Cornisa Cantábrica. En ese sentido, el consejero ha manifestado su satisfacción al conseguir un incremento del 30% en la ayuda asociada a la producción sostenible de leche de vaca.

En lo que se refiere a los ecoesquemas, (el nuevo régimen de pago para compensar las prácticas agrícolas que promuevan la protección del medioambiente y el clima), el titular de Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria ha expresado su apoyo a la postura del Gobierno de la Nación. Si bien la propuesta inicial era la de reservar un 20% de los pagos directos a estas ayudas, finalmente se acepta la posición negociada con Comisión y Parlamento Europeo para destinar el 23% del montante disponible para pagos directos a estas ayudas en los dos primeros años del nuevo periodo de programación, y ha arrancado el compromiso del ministro Luis Planas para una atención específica a las realidades productivas de la ganadería de leche y carne, ovino y caprino de la Cornisa Cantábrica. 

"Es esencial lograr en el Plan Estratégico de España para la nueva PAC un diseño equilibrado que responda de forma adecuada a las diferentes realidades agrarias existentes, y que posibilite a todos los beneficiarios de la ayuda básica el acceso al menos a un ecoesquema", ha afirmado Blanco. En ese sentido, y teniendo en cuenta que se continúa trabajando para determinar cuáles son los requisitos y prácticas que van a ser consideradas como eco esquemas, el consejero se ha mostrado partidario de incluir entre los mismos a la producción ecológica y a la producción extensiva ganadera de las zonas de montaña, considerando su enorme valor medioambiental y destacando la importancia de los pastos comunales que, en el caso de Cantabria, representan el 50% de la superficie total declarada y que, a su vez, contienen un 50% del pasto “medioambientalmente sensible” ubicado en la Red Natura 2000.

También ha defendido ecoesquemas que permitan el acceso al sector productor de leche que lleva a cabo prácticas de valorización de residuos, y apuesta por sistemas productivos respetuosos con el medio ambiente y el bienestar animal, además de promover una producción láctea de mayor valor nutricional y de kilómetro cero.

Para finalizar, el consejero ha señalado que la nueva PAC “debe garantizar el nivel de renta agraria que nuestros agricultores y ganaderos tienen actualmente, además contribuir a fijar la población y frenar el despoblamiento rural de Cantabria, a través del incremento de las posibilidades de vida y trabajo de nuestros jóvenes”.

El Plan Estratégico de la PAC se está diseñando en coordinación con las comunidades autónomas, las organizaciones agrarias y las medioambientalistas. El proceso de planificación se ha realizado a partir de las propuestas legislativas para el futuro de la PAC de la Comisión Europea, en las que están previstas una mayor ambición medioambiental, y una apuesta decidida por el relevo generacional.

Por otro lado, esta nueva PAC apuesta por el apoyo a las mujeres para fomentar la igualdad en el medio rural, algo que aparece por primera vez de forma específica entre sus objetivos específicos. Además, el Plan es coherente con el Pacto Verde Europeo, cuyo objetivo es lograr que la economía de la UE sea más sostenible, transformando los retos en materia de clima y medio ambiente en nuevas oportunidades de empleo y desarrollo del medio rural.

Cantabria consigue avances con Ministerio para una PAC acorde a singularidades agroganaderas de la Cornisa Cantábrica