Cantabria defiende la economía verde como vector de desarrollo económico a medio plazo

rural_camara_01

Los consejeros de Economía y de Medio Ambiente participan en la jornada ‘Economía circular y desarrollo rural’, organizada por el Colegio de Economistas de Cantabria

Cantabria defiende la economía verde como vector de desarrollo económico a medio plazo

Los consejeros de Economía y Hacienda, María Sánchez, y de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, han participado hoy en la jornada ‘Economía circular y desarrollo rural’ que ha organizada el Colegio de Economistas de Cantabria en la sede de la Cámara Cantabria de Santander para sensibilizar a la ciudadanía sobre los beneficios que ofrece la economía circular como nuevo modelo de desarrollo.

En la inauguración de la jornada, María Sánchez ha destacado que “la Unión Europea ya dejó constancia en las Recomendaciones del Semestre Europeo de la necesidad de apostar por la sostenibilidad medioambiental”. El resultado, ha explicado, han sido las pautas marcadas dentro del NextGeneration EU con el fin de repartir los fondos de recuperación.

En este sentido, María Sánchez ha recordado el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia – España Puede, remitido por el Gobierno de España a Bruselas, apuesta por la transformación del modelo productivo y la incorporación de un nuevo paradigma de sostenibilidad medioambiental en las infraestructuras. “Son numerosos los expertos que afirman que las consideradas inversiones verdes consiguen un rápido efecto multiplicador sobre la economía, genera empleo de calidad, incentivan la I+D+I y contribuyen a cohesionar el territorio”, ha afirmado la titular de Economía.

Igualmente, María Sánchez ha defendido la apuesta del Ejecutivo regional por un enfoque integral para aprovechar la complementariedad de los fondos europeos a la hora de seguir las recomendaciones establecidas por la Comisión Europea. “Cantabria está en disposición de destinar el 30% de las inversiones a favorecer el cambio climático y un desarrollo económico más sostenible”, ha indicado la consejera.

Tras considerar la economía circular como “palanca para la modernización industrial”, María Sánchez ha destacado que se trata “es una de las herramientas que debe ayudarnos a identificar las grandes oportunidades de desarrollo que tenemos por delante y también las cautelas que debemos considerar para que nuestra recuperación sea sólida”.

De esta manera, las oportunidades pasarán, de forma obligada, por impulsar un nuevo modelo de producción y consumo en el que el valor de los productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible. “Una fórmula que consiste en combinar la competitividad, la innovación y la sostenibilidad con el objetivo de realizar un uso más eficiente de los recursos”, ha señalado María Sánchez.

Además, la consejera ha destacado el trabajo de forma cohesionada que lleva a cabo su departamento con el área de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para el diseño y configuración de la Estrategia de Economía Circular y Bioeconómica de la región, que servirá como guía para estimular el avance de la Economía Circular en Cantabria.

Compromiso con la economía circular

Por su parte, Guillermo Blanco ha incidido en su alocución en el compromiso del Gobierno de Cantabria con la implantación y desarrollo de un modelo sostenible de economía circular bajo la convicción de que “cada residuo es una oportunidad para generar un recurso que se renueve en otro ciclo de vida, útil para el desarrollo económico, beneficioso para el medio ambiente y provechoso para la generación de nuevo empleo en Cantabria”.

El consejero de Medio Ambiente ha defendido el plan de actuaciones “coherente e interrelacionado” que está desarrollando su departamento para promover la economía circular en la Comunidad Autónoma mediante una serie de proyectos y programas de acción, entre los que ha destacado la gestión de los lodos generados en las estaciones depuradoras de aguas residuales, a cargo de MARE y el proyecto europeo LIFE 3E en el que participa la empresa pública, en colaboración con la Universidad de Cantabria, para poner en marcha una instalación piloto de regeneración de aguas residuales urbanas en Comillas.

También se ha referido al proyecto demostrativo para la valorización de residuos no peligrosos mediante la elaboración de fertilizantes y sustratos para uso agrícola, forestal o para la recuperación de espacios degradados en el Pozo Santa Amelia, y la creación de la cátedra MARE de Economía Circular.

Blanco ha abogado por afrontar con la ayuda de la sociedad cántabra “los desafíos ilusionantes a los que nos enfrentamos en materia medioambiental para poder ser capaces de asumirlos en las mejores condiciones y avanzar en la necesaria transición hacia una sociedad más justa y sostenible”.

Así, se ha referido a los retos en materia de transición energética de la industria; la aprobación de la Estrategia de Economía Circular y Bioeconomía y de la Ley de Prevención y Control Ambiental de Cantabria; la revisión de la Estrategia de Acción frente al Cambio Climático; la conservación y recuperación de la biodiversidad, y el equilibrio entre el desarrollo de las energías renovables y la conservación de los elementos más valiosos del patrimonio paisajístico y cultural.

En la jornada también han participado, entre otros, el director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio, quien ha sido el encargado de ofrecer una de las ponencias; el presidente del Colegio de Economistas de Cantabria, Fernando García Andrés, y el presidente de la Cámara de Comercio de Cantabria, Modesto Piñeiro.

Cantabria defiende la economía verde como vector de desarrollo económico a medio plazo