Cantabria recibirá este año más de 20 millones de euros para el ámbito educativo

221819766_10159644459110663_721085216084817294_n

La consejera solicita a la nueva ministra la creación de un grupo de trabajo para la aplicación del Real Decreto de estabilización en el ámbito de la Educación

Cantabria recibirá este año más de 20 millones de euros para el ámbito educativo

Cantabria recibirá más de 20 millones de euros este año de los fondos europeos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) para el ámbito educativo, que se destinará a cuatro actuaciones: modernización de la Formación Profesional, modernización de la Formación Profesional, digitalización del sistema educativo, el programa de refuerzo PROA+ y las Unidades de acompañamiento.

El reparto de estos fondos se ha aprobado hoy en la Conferencia Sectorial de Educación, la primera que se celebra de manera presencial esta legislatura y, también, la primera presidida por la nueva ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, durante la que, además, se ha analizado el anteproyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional.

Durante el encuentro, la ministra ha dado cuenta de la distribución de parte de los fondos que recibirán las Comunidades Autónomas del MRR en el ámbito educación, así como otras cuantías adicionales. En concreto, de la parte aprobada hoy, que no es aún la total que percibirá la Comunidad Autónoma de fondos europeos, Cantabria recibirá 20.861.696 euros que se corresponden a cuatro actuaciones concretas contemplada en el MRR: modernización de la Formación Profesional, digitalización del sistema educativo, el programa de refuerzo PROA+ y las Unidades de acompañamiento.

Estos fondos permitirán, entre otras actuaciones, la creación de 3.025 aulas digitales interactivas, implantar programas de refuerzo en 70 centros educativos y la creación de un Programa de Unidades de Acompañamiento. En el ámbito concreto de FP, permitirán el desarrollo del nuevo sistema de acreditación de competencias y a la conversión de ciclos de grado medio y superior en bilingües.

Para Lombó, los fondos europeos constituyen una “oportunidad” para acometer proyectos que difícilmente podrían sufragar las Comunidades Autónomas por sí solas. “Permitirán una mejora clara, palpable, en ámbitos como la digitalización o la equidad de nuestro sistema educativo”, ha dicho.

Además, la Comunidad Autónoma recibirá también este ejercicio 473.856 euros para la financiación de libros de texto y materiales didácticos. Una partida habitual que la Consejería completa hasta superar los dos millones de euros anuales.

En relación al anteproyecto de Ley de FP, Lombó ha defendido que constituye un “buen punto de partida” que, sin embargo, necesitará tras su promulgación definitiva de “un adecuado desarrollo normativo y de fondos suficientes” para poder operar la “transformación que necesita” esta opción educativa.

Según ha explicado, la Consejería ha participado “intensamente” junto al resto de Comunidades Autónomas para mejorar el texto inicial. La Ley, ha continuado, permitirá poner en marcha una nueva FP “única, acumulable y acreditable”, con una “marcada vocación práctica y mucho más relacionada con la empresa”Sin embargo, el texto es un “marco general” cuyo éxito dependerá del “detalle, de la normativa de desarrollo y de la disposición de fondos suficientes”, ha afirmado.

Reducción de la temporalidad

En el turno de ruegos y preguntas, Lombó ha planteado a la ministra dos cuestiones “urgentes”. La primera, la necesidad de establecer “cuanto antes” un grupo de trabajo que marque la vía de aplicación del Real Decreto Ley de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público en el ámbito concreto de la Educación. En este sentido, la consejera ha recordado que el texto da a las administraciones educativa y sanitaria un año para su aplicación.

“El educativo es un ámbito que difiere totalmente de la administración general y es imprescindible que comencemos a analizar ya de qué manera operamos esas medidas de reducción de la temporalidad que fija la norma”, ha dicho al respecto.

Por otro lado, ha recordado a la ministra que aún no se han aprobado los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia relativos a la escolarización del alumnado del 0 a 3 años, con los que Cantabria tienen el objetivo de implantar, ya este mismo mes de septiembre, las primeras aulas de un año en la red pública.

En su opinión, aunque la Comunidad Autónoma lleva ya tiempo trabajando en este sentido, es imprescindible que el Ministerio concrete estos fondos y dé a “conocer ya el detalle de la financiación, las vías de justificación y toda la información necesaria para que podamos comenzar su despliegue de forma inmediata y con la seguridad de hacer una correcta justificación de las inversiones”.

Inicio del curso

Durante el encuentro, ha explicado Lombó, las Comunidades Autónomas y Gobierno de España han acordado además reunirse en agosto para “actualizar” las medidas de organización del curso 2021-2022 en un escenario “más cercano” al inicio del curso.

En este sentido, la consejera ha asegurado que, igual que el año pasado, Cantabria tendrá organizado el curso “mucho antes” –ayer mismo se dio a conocer el borrador protocolo de organización-, porque los centros educativos necesitan “tiempo” para organizarse, pero, ante la imprevisibilidad de la crisis sanitaria, considera “positiva” una “reflexión conjunta” en un momento en el que se pueda prever ya con más detalle cuál será el escenario de incidencia epidemiológica en el que se iniciará el curso. 

Cantabria recibirá este año más de 20 millones de euros para el ámbito educativo