Finaliza con éxito un proyecto de Ecohydros apoyado por Industria para la detección de especies con ADN ambiental

MOLBIO_6

SODERCAN ha financiado este proyecto de I+D, de dos años de duración, con una aportación de 121.866 euros sobre un presupuesto elegible de 198.602 euros

Finaliza con éxito un proyecto de Ecohydros apoyado por Industria para la detección de especies con ADN ambiental

El proyecto de I+D MOLBIO, promovido por la empresa Ecohydros con el respaldo económico de la Consejería de Industria del Gobierno de Cantabria a través de SODERCAN, acaba de finalizar con resultados muy prometedores y que capacitan a la pyme cántabra en la aplicación de novedosas técnicas para la detección de especies mediante el ADN ambiental.

Este proyecto de dos años de duración desarrollado por el departamento de Genética Ambiental de Ecohydros y que ha contado con la colaboración del IHCantabria en determinadas actividades, permitirá determinar si una especie habita o no una masa de agua, así como estimar su abundancia, y será también muy útil para la alerta temprana de especies invasoras.

Ecohydros presentó el proyecto MOLBIO --‘Investigación de métodos basados en técnicas MOLeculares de nueva generación para el seguimiento de la BIOdiversidad en ríos’— a la convocatoria de ayudas de concurrencia competitiva de SODERCAN para proyectos de I+D, consiguiendo una ayuda de 121.866 euros sobre un presupuesto elegible de 198.602 euros.

El ADN ambiental (o eDNA, por sus siglas en inglés, environmental DNA) permite detectar una especie cualquiera por pequeña o difícil de encontrar que sea, sin necesidad de observarla visualmente o capturarla, simplemente con una muestra del agua en la que habita, en este caso de los ríos, y el análisis de PCR, que se ha popularizado en la pandemia de la COVID-19.

El consejero de Industria y presidente de SODERCAN, Javier López Marcano, ha destacado que el proyecto tiene una repercusión directa en la conservación de la biodiversidad, con proyección en múltiples ámbitos geográficos (todo tipo de masas de agua a escala global) y de aplicación(detección temprana, evaluación de biomasa, especies en peligro, especies invasoras e infecciosas, recursos naturales y explotación extractiva o en cultivo).

Por ello ha felicitado a Ecohydros por los resultados de este proyecto de I+D, que han demostrado las numerosas ventajas del uso del ADN ambiental en el cálculo de biomasa (=cantidad) de los organismos.

Esto se consigue a partir de una muestra de agua y sin necesidad de interferir en la actividad de las especies, lo que cobra enorme importancia, por ejemplo, en el caso de especies protegidas, amenazadas o en peligro, como la anguila, el cangrejo europeo o el mejillón de río; y también en especies de gran interés (ecosistémico, económico o social) como son el salmón atlántico y la trucha común.

Todas estas especies han sido analizadas con éxito en el proyecto. Además, los resultados obtenidos han mostrado el enorme potencial de esta herramienta para estimar la distribución de especies acuáticas y se ha podido confirmar que es posible usar el ADN ambiental como un nuevo procedimiento para la generación de mapas de distribución espacial de las especies de forma precisa y no invasiva.

Este proyecto ha recibido un decidido apoyo del Servicio de Conservación de la Naturaleza, perteneciente a la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria. Dicho organismo es de hecho un receptor principal de los avances conseguidos, y ha expresado su interés desde su gestación, ha autorizado las actividades de campo y ha facilitado todos los medios materiales y humanos a su alcance para el buen desarrollo del proyecto.

Alerta temprana

El director gerente de Ecohydros, Agustín Monteoliva, añade que esta metodología presenta una sensibilidad y resolución extremadamente altas, lo que permite detectar las especies objetivo, aunque se encuentren en un número muy escaso.

El hecho de que una especie se presente en un número muy bajo de individuos, explica que en ocasiones sean difíciles de observar o capturar y no se detecte mediante técnicas convencionales de muestreo. Pero con el ADN ambiental se multiplica exponencialmente la probabilidad de su detección.

Esta característica hace que sea una herramienta muy útil para la alerta temprana de especies invasoras, como puede ser en un estado inicial de una invasión biológica, como por ejemplo de mejillón cebra o siluro, también analizadas en el proyecto.

“La versatilidad del método, así como sus prometedores resultados señalan al ADN ambiental como el futuro para la detección de especies”, subraya López Marcano, quien ha destacado el amplio abanico de sectores que apoya SODERCAN a través de sus convocatorias de ayudas a proyectos de I+D, y su contribución en este caso a la sostenibilidad ambiental.

Otro objetivo del proyecto MOLBIO era conseguir analizar las muestras en el mismo lugar de donde proceden a tiempo real, es decir, a pie de río, inmediatamente, sin necesidad de transportarlas. Para ello, Ecohydros S.L. tras un exhaustivo estudio de mercado ha probado un novedoso dispositivo portátil de PCR que permite analizar muestras en cualquier lugar. Además, esta pyme cántabra ha cerrado acuerdos para la comercialización de estos equipos en España y Sur de Europa.

MOLBIO finalizó exitosamente a pesar de la situación extraordinaria de pandemia que afectó prácticamente a la mitad del tiempo de ejecución del proyecto, cumpliendo con todos los objetivos planteados y jugando además un papel importante en la actual crisis sanitaria, ya que estas mismas técnicas están siendo utilizadas por esta misma empresa para la detección del coronavirus SARS-CoV2 en muestras ambientales.

Finaliza con éxito un proyecto de Ecohydros apoyado por Industria para la detección de especies con ADN ambiental