Guillermo Blanco destaca el esfuerzo del Gobierno por conservar y controlar el oso pardo y el lobo ibérico

211006734_10159615574535663_9196023386284763160_n

El consejero de Medio Ambiente participa en San Vicente de la Barquera en una jornada sobre la actualidad de estas dos especies en la región

Guillermo Blanco destaca el esfuerzo del Gobierno por conservar y controlar el oso pardo y el lobo ibérico

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha destacado hoy el esfuerzo del Gobierno de Cantabria por fomentar la conservación, planificación, gestión y control de dos especies “tan emblemáticas” como el oso pardo y el lobo ibérico, “de los que nos sentimos muy orgullosos en esta región, pero que es necesario conservar, en el caso del oso, y controlar, en el caso del lobo”.

En este sentido, ha puesto en valor los planes, normativas y demás instrumentos de gestión que está desarrollando el Ejecutivo autonómico para lograr el “adecuado y necesario” equilibrio entre la conservación de este tipo de especies y su convivencia con la actividad humana en el medio rural de Cantabria.

Blanco ha realizado estas afirmaciones durante su participación en la mesa redonda-conferencia ‘La actualidad del lobo y el oso en Cantabria’ que el colectivo USAN ha organizado en el Castillo del Rey de San Vicente de la Barquera con la asistencia, entre otros, de los alcaldes de San Vicente de la Barquera, Dionisio Luguera, y de Valdáliga, Lorenzo González, que también es el presidente de la Federación de Asociaciones de Razas Cárnicas de Cantabria; la diputada de Ciudadanos en Cantabria Marta García; el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, y el exdirector del CIMA, Jesús García.

El consejero ha centrado su intervención en las políticas que está desarrollando su departamento para contribuir de manera decidida a la conservación y el control de la población de aquellas especies catalogadas como en peligro de extinción, tales como el oso pardo y el lobo ibérico, “dos especies emblemáticas de las que estamos muy orgullosos en Cantabria y cuyo estado de conservación es muy diferente”.

En el caso del oso pardo, ha asegurado que la Consejería está trabajando para renovar el Plan de Recuperación de esta especie, vigente desde 1989, con el fin de dar cabida a nuevas situaciones, tales como la presencia del oso pardo cada vez más cerca en zonas habitadas; el comportamiento de determinados ejemplares acostumbrados a la presencia del hombre que se acercan a lugares habitados para conseguir comida, y el mayor incremento de interacciones entre el hombre y los osos, sobre todo, en la parte occidental de la Cordillera Cantábrica más que en la oriental.

El propósito de la Consejería con esta nueva normativa, ha dicho Blanco, es la de reforzar las medidas de conservación del hábitat y del seguimiento de una especie que, “aunque ha mejorado de manera clara en los últimos años en Cantabria, sigue siendo una especie en peligro de extinción”.

En este sentido, ha recordado que la Consejería abrió el pasado mes de mayo un periodo de consulta pública para recoger sugerencias y opiniones acerca de la elaboración del proyecto de decreto por el que se actualiza el Plan de Recuperación del Oso Pardo en Cantabria.

“Tras más de 30 años desde la aprobación del actual Plan, esta nueva norma pretende actualizar su contenido, adaptándolo al estado actual de la especie en Cantabria con el objetivo de seguir contribuyendo a la recuperación de la población de oso pardo en la Comunidad Autónoma”, ha afirmado Blanco, quien ha apostado por la necesidad de establecer un marco jurídico-administrativo adecuadamente estructurado y adaptado al cuerpo normativo vigente.

El lobo ibérico en Cantabria

El titular de Medio Ambiente también ha repasado la situación del lobo ibérico en Cantabria, cuya presencia se ha incrementado de manera “muy importante” en los últimos años hasta el punto de multiplicar sus ejemplares por cuatro respecto a hace casi 30 años, incrementando en más de 1.500 kilómetros cuadrados la superficie ocupada hasta alcanzar en la actualidad el 65% del territorio regional y generar daños “cada vez más relevantes”.

En este sentido, ha recordado que estos daños afectan en Cantabria a más de 1.000 reses cada año, “generando la consiguiente alarma y las pérdidas a los profesionales de la ganadería extensiva, uno de los principales motores económicos del medio rural”.

Ha lamentado que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD) haya decidido incluir a todas las poblaciones del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE) en contra de la postura de las comunidades autónomas que albergan a más del 95% de la población de esta especie, incluida Cantabria, y de los ganaderos, agricultores y habitantes del medio rural de este país.

Blanco no entiende que el Ministerio haya preferido atender la petición de una asociación ecologista para tomar esa decisión antes que fundamentarse en el criterio científico y la experiencia en la gestión de esta especie de las autonomías que cuentan con unos planes de gestión que, como en el caso de Cantabria, garantiza la conservación y el control de la especie y su adecuado equilibrio con el desarrollo de la actividad ganadera.

En el caso de Cantabria, Blanco ha defendido los buenos resultados del Plan de Gestión del Lobo desde que se puso en marcha hace dos años, “frenando la guerra civil que causó esta problemática en Cantabria durante tanto tiempo entre los ganaderos y la Administración”, así como las medidas que desarrolla “en beneficio de todos”, tales como el pago de indemnizaciones por daños, “con independencia del régimen cinegético y con una gestión de la especie en el que la caza no es una finalidad, en la que no se subastan permisos y en la que no se dan cacerías deportivas para la caza del lobo, sino en la que la caza es una herramienta más de gestión”.

“En Cantabria no queremos acabar con el lobo, queremos controlarlo y equilibrarlo para que nuestra ganadería en extensivo no desaparezca”, ha dicho Blanco, quien ha insistido en que el Gobierno de Cantabria sigue firme en su postura de acudir a los tribunales cuando se haga oficial la inclusión del lobo en el LESPRE. “No podemos dejar que desde Madrid intenten avasallarnos y que nuestro sector ganadero quede indefenso ante las amenazas cada vez mayores del lobo”, ha remarcado Blanco.

 

Guillermo Blanco destaca el esfuerzo del Gobierno por conservar y controlar el oso pardo y el lobo ibérico