Izquierda Unida insta a combatir la precariedad en los sectores feminizados como “una forma más” de fijar población

Reunión IU - Comité de Empresa de Cuétara

El coordinador en Campoo analiza con el Comité de Empresa de Cuétara la lucha contra la temporalidad y la subcontratación

Izquierda Unida insta a combatir la precariedad en los sectores feminizados como “una forma más” de fijar población

El coordinador de Izquierda Unida en Campoo, Álvaro Martínez, ha abogado por combatir la precariedad y la estacionalidad en el empleo que se produce en sectores feminizados como “una  forma más” de contribuir a fijar población.

Martínez, acompañado de la responsable de comunicación de la formación política en la comarca, María Jesús Gutiérrez, han mantenido una reunión con los representantes del Comité de Empresa de Cuétara Gema Mata (CSIF), Raquel Vejo y Carolina Roldan (CCOO), y Jesús Carmelo Chicote, de UGT.

Desde la formación han mostrado su apoyo a las medidas para reducir la alta temporalidad y la implantación de ETT's, para lo que Álvaro Martínez ha reclamado una “mayor implicación del sector político”.

Izquierda Unida ha hecho hincapié en la necesidad de mejorar las condiciones de trabajo en sectores feminizados, al darse en ellos más precariedad.

“Con este tipo de medidas se ayudaría a afianzar población en el medio rural, ya que si las mujeres encuentran opciones de empleo de calidad no se verán obligadas a abandonar la comarca y este es un pilar fundamental para la lucha contra la despoblación", ha señalado, “además de garantizar servicios públicos de cercanía, transporte o cultura”.

Además, desde la izquierda cántabra han felicitado a las trabajadoras del sector de la alimentación por “estar al pie del cañón” durante la pandemia, dentro de un sector que fue considerado esencial y que se apoyó en “trabajadores y trabajadoras anónimos que nos han permitido solventar la delicada situación sanitaria al resto de la población con mayor facilidad".

 

Izquierda Unida insta a combatir la precariedad en los sectores feminizados como “una forma más” de fijar población