Políticas Sociales trabaja en una revisión de los procedimientos para obtener el grado de discapacidad

174579977_10159430895630663_6234009583591462088_n

La Consejería, que ya puso en marcha un segundo Centro de Valoración, persigue reducir el tiempo de resolución de las solicitudes

Políticas Sociales trabaja en una revisión de los procedimientos para obtener el grado de discapacidad

La Consejería de Empleo y Políticas Sociales que dirige Ana Belén Álvarez está procediendo a revisar los protocolos y procedimientos administrativos para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad en la Comunidad Autónoma de Cantabria con el objetivo de reducir los tiempos de tramitación y resolver las solicitudes con mayor celeridad.

El Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), dependiente de la Consejería de Políticas Sociales, ya puso en marcha el pasado mes de diciembre el segundo EVO (Equipo de Valoración y Orientación) en Cantabria, lo que ha supuesto ampliar el número de profesionales dedicados a esta tarea.

Ahora, la Consejería ha iniciado un proceso de revisión del Decreto por el que se regula la organización, estructura y procedimientos de estos Centros, gracias al cual “se podrán adoptar nuevas medidas para la implementación y modernización tecnológica de los procesos telemáticos, simplificando y agilizando los procedimientos”, según ha explicado la consejera. 

A este respecto, Ana Belén Álvarez ha apuntado que el tiempo actual en la resolución de las solicitudes se acerca al año, un plazo que “no es aceptable”. Esta demora en el reconocimiento del grado de discapacidad es un “problema histórico” que se arrastra desde hace “muchos años” y que afecta a todas las comunidades autónomas, algunas de las cuales tienen un tiempo medio de resolución de alrededor de 2 años.

El Gobierno de Cantabria, junto a otras autonomías, también ha pedido al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que habilite “pasarelas” que permitan el paso automático entre dependencia y discapacidad, evitando así duplicar los procedimientos administrativos.

El EVO II está ubicado en las instalaciones del Servicio de Atención a la Infancia, Adolescencia y Familia del ICASS (Calle Canalejas, 42), se suma al que ya está operativo en Cañadío, y ha permitido, en estos primeros meses de funcionamiento,“ acercar este servicio a la ciudadanía y contribuir a reducir los tiempos de espera” en cuanto a la resolución de las solicitudes y certificación del grado.

El personal del EVO II está constituido por dos equipos de profesionales, integrado cada uno por un profesional médico, un psicólogo y un trabajador social, perfectamente preparados para efectuar las valoraciones de los usuarios que solicitan el reconocimiento de un grado de discapacidad.
Políticas Sociales trabaja en una revisión de los procedimientos para obtener el grado de discapacidad