VOX denuncia que la ley de vivienda busca instaurar la propiedad colectiva

VOX_PGCAN1
Cristóbal Palacio afirma que : “Recupera figuras franquistas como el control de las viviendas desocupadas, el control de los alquileres, la posibilidad de expropiación”
VOX denuncia que la ley de vivienda busca instaurar la propiedad colectiva

El grupo parlamentario Vox ha mostrado su rechazo al borrador del anteproyecto de Ley de Vivienda de Cantabria, “un documento que pisotea el derecho a la propiedad privada de los españoles y busca un control de lo público sobre los inmuebles de los particulares”.

 

Para el portavoz de VOX en el Parlamento de Cantabria, “el proyecto que presenta el gobierno de Cantabria es sorprendente e infumable. Recupera figuras franquistas como el control de las viviendas desocupadas, el control de los alquileres, la posibilidad de expropiación”. Se trata de unas medidas -según puntualiza- “más propias de un gobierno totalitario que no respeta el derecho de propiedad que de un gobierno democrático. Vox no comparte la filosofía, creemos que todo el progreso social del que disfrutamos se basa en el principio de mérito y en el derecho a la propiedad y lo que plantea esta ley es un inicio de la propiedad colectiva, que lo único que genera es ruina y pobreza”.

 

En este sentido ha denunciado y rechazado que la ley contemple que aquellas viviendas desocupadas durante un par de años puedan pasar a ser parte del parque público; la creación de un Registro de Viviendas Vacías, donde se incluyen aquellas viviendas cuyo alquiler la administración considere que no está ajustado al precio de mercado; la posibilidad de expropiar por parte de la Administración el usufructo de las viviendas durante 5 años entre otras causas, por necesidades de rehabilitación superiores a 150 euros el metro cuadrado en un inmueble estándar; o que los propietarios se vean obligados a ofrecer un alquiler social a jóvenes, mayores, colectivos desfavorecidos o en situación de exclusión.

 

Desde VOX, Palacio ha apuntado que el mercado termina encontrando un equilibrio entre la oferta y demanda de viviendas y que es capaz, por sí solo, de cumplir con el derecho a la vivienda recogido en la constitución. Sin embargo, la intrusión de la actividad pública distorsiona el mercado y termina creando mayores desequilibrios.

 

En este sentido Palacio se ha referido, como claro ejemplo, al problema que ahora se ha creado en las viviendas de 1º de mayo, “sometidas a control público y absolutamente desequilibradas en derechos y obligaciones”. Según ha señalado, “cuando el desequilibro lo provoca el mercado, el propio mercado tiende a solucionarlo mientras que cuando el desequilibro lo provoca la intervención pública, se hace necesaria otra nueva intervención arbitraria para solucionarlo en un bucle sin fin, saltado desde arbitrariedad en arbitrariedad hasta la injusticia social”.

VOX denuncia que la ley de vivienda busca instaurar la propiedad colectiva