El Gobierno fomentará este año la formación para realizar quemas prescritas entre los profesionales del sector ganadero

webrural_finca_jerrezuela

El consejero de Medio Ambiente ha animado a los ganaderos a participar en los cursos que organizará el Gobierno autonómico y ha llamado a las entidades locales a que soliciten la realización de esta práctica en sus territorios

 

El Gobierno fomentará este año la formación para realizar quemas prescritas entre los profesionales del sector ganadero

El Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, fomentará a partir de este año la práctica formativa en la realización de quemas prescritas y controladas entre los profesionales del sector ganadero de Cantabria.

Así lo ha anunciado hoy el consejero de Medio Ambiente, Guillermo Blanco, durante su asistencia en la finca La Jerrizuela, en Coo (Los Corrales de Buelna) a la actividad práctica del curso piloto sobre quemas prescritas que ha puesto en marcha su departamento en el marco del Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales (PEPLIF) de Cantabria.

Tras saludar a los diez ganaderos que han participado en el curso, con una sesión teórica celebrada ayer y una jornada práctica celebrada hoy, el consejero ha animado a los profesionales del sector ganadero a participar en este tipo de cursos que ha considerado de gran importancia a la hora de formar a los propietarios de terrenos forestales en materias de gran interés en torno a las quemas prescritas, tales como la normativa y las autorizaciones, la seguridad jurídica, la meteorología básica aplicada, el medio físico de la parcela, los principios básicos de manejo del fuego, y las herramientas y equipos necesarios para su ejecución.

Tal y como ha explicado, los cursos comenzarán a desarrollarse a partir del 1 de junio, que es cuando entrará en vigor la orden de la Consejería de Medio Ambiente por la que se regulan las quemas controladas y prescritas ante la necesidad de implementar en Cantabria un procedimiento público y transparente que dote de una mayor seguridad jurídica a los usuarios del fuego en el medio natural y frenar la acción de los incendiarios.

Ha señalado que el curso piloto desarrollado entre ayer y hoy en Los Corrales de Buelna, bajo la organización de la Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático y la colaboración del Centro de Investigación y Formación Agrarias (CIFA) y el Equipo de Prevención Integral de Incendios Forestales (EPRIF) del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD), va a servir como modelo y experiencia a la hora de configurar el diseño definitivo de los cursos que organizará el Ejecutivo cántabro para ejercer como responsables de quemas simplificadas, con el conocimiento básico necesario en materia de normativa de aplicación, principios básicos de comportamiento del fuego y su manejo, así como los procedimientos de seguridad.

Llamamiento ciudadano

El consejero también ha hecho un llamamiento a los ayuntamientos, juntas vecinales y demás entidades locales de la región para que soliciten la realización de quemas prescritas en sus respectivos territorios por su importancia como herramienta que, en su opinión, “contribuirá a construir y reforzar un escenario en el que primen el acuerdo y la conciliación de intereses, al tiempo que minimizar los conflictos en el uso y gestión del monte”.

En este sentido, ha puesto en valor la colaboración de los ganaderos que ya han trasladado a la Consejería su predisposición a participar en este tipo de cursos y de entidades locales, como el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna y la junta vecinal de Coo, que se han mostrado dispuestas a ayudar de manera proactiva a que las quemas prescritas se extiendan por los municipios de la región y sean realizadas por los profesionales del sector ganadero.

Ha asegurado que su departamento ofrecerá el apoyo necesario mediante el asesoramiento a las entidades locales, el control y seguimiento de los agentes del Medio Natural, los programas de ayuda para sufragar la elaboración de los planes de quemas y los cursos formativos básicos sobre la materia para ganaderos.

Ha confiado en que esta medida contribuirá de manera decidida a “acorralar” a los “terroristas ambientales” que acaban con los montes de Cantabria, al permitir que “todos rememos en la misma dirección”, en referencia a la colaboración que la Consejería mantiene con la Guardia Civil, ayuntamientos, juntas vecinales y demás entidades locales, así como con el sector ganadero y agrícola y los colectivos conservacionistas de la región.

No obstante, ha precisado que es una medida preventiva más de las 77 acciones que contempla el Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales en Cantabria para abordar de forma decidida el uso del fuego como herramienta de gestión del medio y práctica habitual en regiones con ganadería extensiva como Cantabria que cuentan actualmente con una elevada demanda en su uso por parte de la población rural.

“El uso del fuego es una herramienta al servicio de la gestión forestal sostenible de los montes de Cantabria, complementada con otras, como los desbroces o el pastoreo dirigido, que están en concordancia con los modelos de gestión del riesgo por incendio forestal implementados en los países más avanzados en la materia y en aquellos casos en los que el manejo del matorral no puede realizarse mediante otros procedimientos”, ha señalado Blanco.

El consejero ha insistido en su reconocimiento al esfuerzo y la profesionalidad del personal del Operativo de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales de la Consejería, entre técnicos, emisoristas, agentes del Medio Natural y cuadrillas de bomberos forestales, por “estar al pie del cañón en todo momento” y proteger y conservar la biodiversidad y los ecosistemas forestales de Cantabria.

Así, ha valorado la “extraordinaria” labor que han realizado para hacer frente a la acción de los “desalmados” que el año pasado provocaron 672 incendios forestales y calcinaron cerca de 6.000 hectáreas, de los cuales casi 300 se registraron entre marzo y mayo, “en pleno confinamiento por la pandemia”, a los que hay que añadir, ha continuado, los 539 incendios provocados en lo que va de año con una superficie afectada todavía por precisar.

Finalmente, ha insistido en su llamamiento a la colaboración ciudadana para identificar a los causantes de los incendios forestales porque “nunca hay razones para provocar un incendio ni atentar contra nuestro patrimonio natural y poner en riesgo la vida de las personas y de sus bienes”, por lo que ha apelado a la prudencia y responsabilidad de los ciudadanos para evitar prácticas de riesgo y colaborar con las autoridades para avisar de cualquier indicio de fuego o de sus posibles causantes.

En el acto también han estado presentes el alcalde de Los Corrales de Buelna, Ignacio Argumosa; la presidenta de la junta vecinal de Coo, Isabel Fernández, y el director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio.

El alcalde ha agradecido al Gobierno de Cantabria por haber elegido Los Corrales de Buelna para realizar esta primera quema prescrita experimental que, en su opinión, “va a contribuir a que los ganaderos y los propietarios de los terrenos forestales aprendan a realizar quemas forestales y que los ciudadanos tomen conciencia de hacer las cosas para recuperar entre todos los montes”.

Argumosa ha aplaudido esta iniciativa de la Consejería, a la que también ha reconocido la labor que realiza en la finca La Jerrizuela de Coo, donde desarrollan otras iniciativas de interés relacionadas con la ganadería y el aprovechamiento del medio rural de Cantabria.

El Gobierno fomentará este año la formación para realizar quemas prescritas entre los profesionales del sector ganadero