Vecinos del Ensanche en Santander piden al PSOE que lleve la ‘Supermanzana central’ a la Mesa de Movilidad

Javier González de Riancho y vecinos Ensanche

El concejal de Urbanismo del Grupo Socialista, Javier González de Riancho, visita la zona para conocer “de primera mano” las demandas vecinales y explicar las propuestas del PSOE tras haberse reunido previamente con colectivos de movilidad y con expertos en Urbanismo

Vecinos del Ensanche en Santander piden al PSOE que lleve la ‘Supermanzana central’ a la Mesa de Movilidad

Los vecinos del Ensanche han solicitado al PSOE que traslade a la Mesa de Movilidad del Ayuntamiento de Santander la propuesta de comenzar a estudiar, delimitar y actuar en la supermanzana central. 


Así se lo ha trasladado la Asociación de Vecinos de Pombo, Cañadío y Ensancheal concejal de Urbanismo del Grupo Socialista, Javier González de Riancho, durante una visita concertada por el interés de los vecinos en explorar la posibilidad de implantar en el barriouna Zona de Bajas Emisiones, que serán de implantación obligatoria en ciudades de más de 50.000 habitantesen 2023 por la Ley de Cambio Climático que se tramita en el Congreso.
Priorizar en la Mesa de Movilidad los trabajos para la implantación de Zonas de Bajas Emisiones y el estudio de la propuesta de supermanzanas se aprobó en el Pleno de septiembre, en una mociónimpulsada por el PSOE y aprobada con “máximo consenso” –con 26 votos favorables de PP, PSOE, PRC, Ciudadanos y Unidas por Santander--


Se trata de iniciar los estudios y los trabajos, como ya están haciendo otras ciudades españolas, con el objetivo de mejorar la calidad del aire y la movilidad de peatones y ciclistas, para que “recuperen espacio a los coches”, a lo que el PSOE suma criterios de salud pública en el contexto de la COVID-19.
González de Riancho, concejal del PSOE y arquitecto, ha reiterado que es “fundamental” empezar a trabajar “intensamente” y “siempre de la mano de los vecinos” en la implantación de Zonas de Bajas Emisiones (ZBEs), porque serán obligatorias en todas las ciudades de más de 50.000 habitantes antes de 2023.


Como ha recalcado, “es importante que esa definición de las supermanzanas sea fruto de un diálogo con los vecinos, los comercios y las empresas, para que su implantación sea por etapas, sin que suponga una gran inversión y de forma progresiva, revisable y reversible”. 


“Nadie quiere que en 2023 haya que implantar zonas de bajas emisiones de forma repentina y traumática para los santanderinos, como cuando se implantó el MetroTUS, de un día para otro, sin información ni participación de los vecinos, y con un despilfarro final de 7 millones de euros a cargo del bolsillo de todos los santanderinos”, ha explicado.


Asesoramiento de expertos y apoyo de colectivos y vecinos


El edil, que previamente se ha reunido con empresas especializadas en intervenciones urbanas comosupermanzanas o corredores verdes, considera que las experiencias previas en ciudades como Barcelona, Pamplona o Valencia evidencian la importancia del diálogo con los vecinos, porque “es difícil valorar las mejoras que reportan las actuaciones hasta que no disfrutan de las ganancias en espacio público y la reducción de contaminación y de ruido, entre otras ventajas”.


En este sentido, ha alabado la visión de los vecinos del Ensanche, porque “las empresas que hacen proyectos de movilidad sostenible nos trasladan que no es nada habitual que se posicionen a favor de la supermanzana hasta que viven, disfrutan y valoran las conquistas en espacio público, salud o dinamización de sus calles y plazas”, entre otras “ganancias”.


González de Riancho se ha reunido también con colectivos de movilidad, favorables a las supermanzanas, como Cantabria con Bici o la Mesa de Movilidad de la Bahía de Santander, y está en contacto con más asociaciones de vecinos que también han pedido actuaciones de movilidad sostenible en sus barrios.


Primera aproximación a la zona de actuación en el Ensanche


Durante la visita al Ensanche, los vecinos han trasladado a González de Riancho una aproximación de los límites de la ‘Supermanzana’ en esta zona, que estaría comprendida por las calles Casimiro Sainz hasta la Calle del Martillo (Marcelino Sáenz de Sautuola) y desde Santa Lucía al Paseo de Pereda.
En detrimento de los coches, el ruido y la contaminación, los vecinos “esperan lograr ganancias” ennuevas zonas verdes, calmado del tráfico, más aparcamientos de residentes y  zonas estanciales, así como una mejor ordenación del mobiliario, los servicios (puntos de recogida de residuos) o las zonas de carga y descarga.
Asimismo, han expresado su preocupación por el incremento en laocupaciónde la vía pública derivado de las medidas excepcionales para los negocios más afectados por la crisis sanitaria, social y económica, con motivo de las restricciones por la COVID-19, En su opinión, no puede ser a costa de los peatones sino del vehículo privado y el tráfico rodado.


 “Las medidas tienen que cumplir el objetivo de mejorar la salud pública y el bienestar, tanto de los residentes como de todos los santanderinos que se acercan al barrio. Y ahora con la COVID más que nunca”, ha defendido.


Difícil que el PP lidere cambios en movilidad porque su modelo es coches al centro


Para el PSOE, el crecimiento de la ciudad ha sido “peor ordenado y más improvisado y especulativo” que en otras capitales, lo que dificulta las actuaciones pero, a su vez, hace más urgente el inicio de los trabajos.


En este sentido, González de Riancho considera que “es muy difícil que el PP pueda liderar el cambio en la movilidad que necesita esta ciudad, porque su modelo es el de atraer coches al centro y potenciar el asfalto frente a zonas ajardinadas y arboladas”, por lo que ofrece “todo el conocimiento, el trabajo y la leal colaboración” del PSOE para “hacer una ciudad más amable y sostenible”.

Vecinos del Ensanche en Santander piden al PSOE que lleve la ‘Supermanzana central’ a la Mesa de Movilidad